Una de las consecuencias más devastadoras del capitalismo es la destrucción del entorno natural que necesitamos para vivir... y uno de los peligros que nos amenazan es ignorar que las soluciones que nos van a venir desde el poder no van a contar con nosotras.